Hoy bebemos en…COPA

No se precisa una copa para cada vino pero el sibaritismo de los buenos bebedores se regodea en acrecentar unas sensaciones en una copa apropiada. El vino exige un envase particular y adecuado. De ahí que con frecuencia, cada país productor diseñe un modelo característico para beber su vino de origen.

Ante todo, copa de cristal, el más fino posible, completamente lisa, desterrándose cualquier adorno y grabado. Está coprobado que la degustación es diferente en un vaso recio a uno de fino cristal.

Para los buenos vinos, copas con pie. Los vinos blancos se sirven en copa alta (el líquido enseña su trasparencia y su absoluta diafanidad) y estrecha (los aromas se concentran y pueden apreciarse al máximo. Los vinos rosados y tintos se toman en copas más anchas y de mayor capacidad donde el líquido ofrezca toda su tonalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s